Los niños aprenden o se desarrollan?

Sección 1.10.32 de “de Finibus Bonorum et Malorum”, escrito por Cicero en el 45 antes de Cristo

“Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusantium doloremque laudantium, totam rem aperiam, eaque ipsa quae ab illo inventore veritatis et quasi architecto beatae vitae dicta sunt explicabo. Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas sit aspernatur aut odit aut fugit, sed quia consequuntur magni dolores eos qui ratione voluptatem sequi nesciunt. Neque porro quisquam est, qui dolorem ipsum quia dolor sit amet,

adsjbash a

consectetur, adipisci velit, sed quia non numquam eius modi tempora incidunt ut labore et dolore magnam aliquam quaerat voluptatem. Ut enim ad minima veniam, quis nostrum exercitationem ullam corporis suscipit laboriosam, nisi ut aliquid ex ea commodi consequatur? Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem eum fugiat quo voluptas nulla pariatur?”

 

Sigue leyendo

Y pienso yo…porque algunas personas piensan eso de “el que es malo, es malo ya desde la cuna,y nunca lo podra enmascarar”

Vamos a ver, yo soy maestra de educación infantil, educadora y persona que sirve de guia para que los niños se desarrollen…entonces pienso yo, ¿Cómo hay gente que puede pensar que las personas malas nacen y no se hacen???

Si yo pensara así…entonces…para que serviría mi labor como docente??…sería absurdo que y creyera eso, obviamente yo estoy convencida de que los niños nacen y luego cuando llegan a ser adultos se convierten en personas “malas” porque la sociedad los corrompe. Hay muchas personas que consiguen ser buenas aun pasándolo a veces mal…pero…hay está el futuro que cada uno quiere para si, ser bueno toda la vida siendo fiel a tus principios y valores, o ser malo, pasarlo mal contigo mismo porque vas en contra de lo que realmente piensas??…

Por lo que he visto, parece ser que existe un gen que predispone a la gente a ser violenta. Una numerosa familia holandesa padeció justo lo que los científicos estaban buscando. Catorce hombres de esa familia habían cometido crímenes impulsivos y agresivos, incluyendo incendios provocados e intentos de violación. En 1993, los científicos informaron que los 14 tenían la forma idéntica de un gen en el cromosoma X. El gen produce la enzima llamada MAOA, que se compone de químicos del cerebro como serotonina y noradrenalina. La versión normal del gen produce mucha MAOA. La versión aberrante produce poca. Estudios realizados con animales vincularon los niveles bajos de la enzima a la agresión, quizás porque cuando MAOA escasea, el cerebro queda saturado de neuroquímicos de una manera que induce a la agresión. Claro que todo este proceso debe darse en condiciones favorables para el desarrollo del gen, como es la sociedad, el lugar donde vive, el trato que se le da a la persona, etcetera. Muchas de las personas asesinas y malvadas no solo han tenido este problema genetico, sino que tambien en su casa los han condicionado (Condicion social-familiar). Todos sin excepción han tenido o padres separados, o golpeadores, o en general han sido testigos y/o victimas de violencia intra familiar.

Entonces…se nace o se hace? Parece que en este caso, desgraciadamente…se nace….

¿Por qué los hermanos son a veces tan distintos entre ellos?

Pensemos en lo que he puesto de título, imaginémonos a dos hermanitos, hijos de los mismos padres: estos niños han recibido una dotación hereditaria más o menos de las mismas características y a pesar de ello crecen de forma muy distinta, tienen distinta personalidad.

¿A qué se debe?

Quizá esto sea debido a que la actitud de los padres hacia cada uno de ellos es distinta no? Efectivamente, en relación a los primogénitos, la madre y el padre desarrollan una ansiedad mayor, son más aprensivos, y ello se comprende porque se trata de su primera experiencia, se enfrentan por primera vez a la responsabilidad de ser “padres”. Se encuentran en una situación de “rodaje’, de la que el hijo, a veces, sufre las consecuencias. Sobre el primogénito se vierten ríos de amor, pero también de expectativas, de inseguridad y ansiedad, que influirán mucho en la formación de su personalidad.

En cambio, en lo que respecta a los hijos que van llegando después, el rodaje ya está hecho, la ansiedad es menor, ya se ha vivido la experiencia y parece que el hijo crece más fácilmente, aunque en realidad lo que ocurre es que los padres, al estar más seguros en su labor, transmiten esta seguridad al niño, haciendo que la vida sea también para él más fácil. Ésta es la razón por la que los segundos hijos son en general más sociables, más espontáneos, es decir, su personalidad acusa la influencia de una atmósfera familiar distinta.

Nacemos o nos hacemos?

Hola a todos! La primera entrada de este blog quiero dedicarla a explicar el porqué de su nombre. Y me pregunto yo, ¿nacemos o nos hacemos? Es una duda muy grande a la que todavía no se ha obtenido una respuesta clara y definida por parte de nadie. La contribución de los genes y el ambiente a nuestra personalidad es un debate de larga historia.

Planteémonos una serie de preguntas.

¿La conducta de un individuo depende únicamente del ambiente en donde se desarrolle?

¿Cuándo la personalidad de los hijos es similar a la de los padres es a causa de la convivencia o de los genes? ¿Qué factor influye más en la conducta?
¿El comportamiento violento y las enfermedades mentales son altamente heredables genéticamente?
¿Hasta que término los genes y los factores socioculturales alteran la identidad?
Para Hans Eysenck  la personalidad está determinada en gran medida por los genes. La influencia que ejercen los genes que heredamos de nuestros progenitores sobre nuestra manera de ser y, por tanto, sobre nuestra forma de relacionarnos con nuestros semejantes es decisiva. Estudios comparativos de miles de parejas de gemelos genéticamente idénticos -también llamados monozigóticos o univitelinos-, que fueron adoptados por padres diferentes al nacer y crecieron en entornos totalmente distintos, demuestran que muchos perfiles del carácter humano, como el temperamento extrovertido o introvertido, el talante optimista o pesimista, la inclinación a la impulsividad o a la reflexión, la capacidad de adaptación, el interés por ciertas actividades de recreo, el talento para las artes, e incluso la autoestima dependen, en cierta medida, del equipaje genético.

Pero en cambio para Marsh (2006) el ambiente influye más en la personalidad que la genética. La personalidad humana tiene pocos caracteres hereditarios. Este autor considera que la genética influye mucho más en el cuerpo que en la psicología, ya que condiciona poderosamente la altura de una persona o el riesgo de sufrir de colesterol alto, pero apenas incide en la conformación de la personalidad, que se nutre principalmente del entorno, según un estudio realizado sobre 6.148 personas de Cerdeña genéticamente afines.

Llegados a este punto que conclusiones podremos sacar? Por un lado tenemos que Hans Eysenck sostiene que la personalidad está determinada en gran medida por los genes, en cambio Marsh considera que los genes influyen más en aspectos físicos que en psicológicos.

¿Tú que opinas?